Leonel Pernía se consagró Campeón Argentino y Sudamericano 2019 de STC2000 en Neuquén y le dio a Renault Sport el tricampeonato. El elenco también se adjudicó el certamen de Marcas que estaba en disputa y completó la Triple Corona.

Por tercer año consecutivo, Renault Sport y su estructura se erigieron como los grandes ganadores. El Rombo sigue escribiendo páginas doradas en su riquísimo palmarés deportivo en el automovilismo argentino y esta vez se inscribe en la historia como el primer campeón de la Era Turbo de Súper TC2000, al igual que Leonel Pernía, que finalmente logró el esperado título personal.

En un 2019 que tuvo de todo, Renault se hizo fuerte en su poderío técnico para enfrentar a cada uno de los momentos críticos del presente certamen. El inicio de una nueva etapa en el plano técnico y deportivo generó grandes expectativas y particularmente la lupa estaba puesta sobre este equipo, tras dos años de dominio absoluto con Facundo Ardusso.

Algunas modificaciones de la reglamentación deportiva en pleno desarrollo del campeonato provocaron un acalorado debate, al mismo tiempo que el equipo luchaba por sostener su performance. Estos cambios, que no siempre cayeron bien e impactaron en algunos resultados, impulsaron a la escuadra a esforzarse más para recuperar el ritmo ganador. Luego de una nueva serie de cambios, el equipo comandado por Marcelo Ambrogio volvió a la senda del éxito en el tramo final con más garra que nunca y esa energía fue la que motivó la obtención del tricampeonato.

También los intentos frustrados con Leo, que varias veces quedó a la puerta de la consagración y se marchó con las manos vacías, marcaron a fuego a este grupo para ir en busca de la revancha. Finalmente, el esfuerzo tuvo su recompensa este domingo en Neuquén, donde Pernía se calzó la corona por primera vez y el grupo festejó la tercera copa al hilo.

La pole position del sábado allanó el camino, amplió la diferencia ante Matías Rossi y el elenco se abrazó a la ilusión. Sólo restaban 26 vueltas por delante para alcanzar el tan deseado objetivo.

Totalmente concentrado en su papel, el puntero del campeonato hizo una largada correcta y sin forzar nada y, aunque perdió la cima del pelotón ante Agustín Canapino en la partida, procuró mantenerse al margen de toda situación de riesgo que pudiera poner en peligro sus posibilidades y se consolidó en la segunda posición.

Desde allí en adelante, controló su diferencia sobre los Toyota de Matías Rossi y Julián Santero, tercero y cuarto respectivamente, quienes superaron a Facundo Ardusso en el arranque y lo postergaron a la quinta colocación. A poco del inicio, inconvenientes técnicos dejaron al margen a Facundo Conta, que había comenzado en el octavo lugar.

Con la posibilidad de pelear por ganar fuera de discusión, el Fluence GT #3 y su piloto cuidaron el segundo puesto, dado que con llegar por delante de Rossi ya era suficiente para lograr el campeonato. A tan sólo seis vueltas del epílogo, una piedra dañó el radiador de agua de Ardusso y le impidió continuar.

De esta manera, Pernía cómodamente segundo y Matías Milla afirmado en el octavo lugar llegaron a la bandera de cuadros, sumando lo necesario para además darle a Renault la consagración en el campeonato de Marcas.

Punto final para los tres torneos en disputa de Súper TC2000: en el de Pilotos, campeón Pernía con 190 puntos, P3 para Ardusso con 123, P6 para Milla con 106 y P16 para Conta con 14. En el de Equipos, ya consagrado, Renault Sport cerró su cosecha en 381 unidades y en el de Marcas, Renault concluyó primero con 319 puntos.

---
SÚPER TC2000 | FECHA 12 – NEUQUÉN – FINAL

Posición               Piloto                                    Tiempo                Diferencia
    P2                Leonel Pernía                            39:49.760                +3.135
    P8                 Matías Milla                              40:09.660               +23.035
    Ab.              Facundo Ardusso
    Ab.               Facundo Conta                  

---
DECLARACIONES

Leonel Pernía
“Quiero felicitar a todos los que hicieron una gran carrera en Neuquén; Agustín Canapino y Julián Santero, Juli no dándome respiro en ningún momento siendo parte del equipo rival en esta definición, e hizo lo que tenía que hacer bien. Destaco la lealtad con la que los dos equipos peleamos el campeonato durante todo el año, y no me quiero olvidar de Matías Rossi, que hoy es el subcampeón, y a mí muchas veces me tocó estar en ese segundo lugar. Todos sabemos que nadie se acuerda de eso, y el Misil hizo un campeonato impresionante también.
Estar acá es todo por lo que luché desde que empecé a correr. Fueron años de trabajo intenso. Se me vienen a la cabeza los momentos posteriores a cuando perdí campeonatos, y pienso en cómo nos repusimos de eso. Si tengo que definir con una palabra a esta conquista, es tenacidad. Eso es todo lo que puse para llegar hasta acá, apoyado por un pilar importantísimo como mi familia, en todas, en las buenas y en las malas. Por mi familia que es este equipo, que me vio nacer y tanto recorrimos juntos en automovilismo a lo largo de doce años. Por esta marca como es Renault, que me abrió las puertas y nunca dejó de apoyarme con tres subcampeonatos encima, y hoy disfrutamos de esto que es tan lindo. Sinceramente, no saben lo que se siente en este momento. Me tocó la más dura, la más difícil. Incluso ayer, por momentos en que Rossi parecía más fuerte, y salí a clasificar para meter un vueltón en el momento de más presión. Me deja tranquilo todo lo que pusimos para llegar hasta acá, para ganarle a pilotos y equipos de la talla de nuestros rivales. No fue nada fácil, hacer un año a la perfección con un cambio de reglamento en el medio y nunca especulando, siempre yendo al frente habla de qué forma nos tomamos esto, eso es un extra en este campeonato. Dejé la vida para ganarlo y voy a dejar la vida para defenderlo; sé que ya no tengo 30 años como cuando empecé y no sé cuánto me quede corriendo, pero lo que tengo lo voy a seguir poniendo todo”.

Compartir